Curso sobre Asertividad en una empresa hotelera de Málaga

Ayer jueves, 20 de abril, FelizMente comenzó a impartir un curso sobre Asertividad, programado para seis semanas, en un Resort de la Costa del Sol malagueña.

Como parte del interés que muchas empresas de Málaga están mostrando por acciones formativas que generen un mejor ambiente laboral y faciliten la comunicación y las relaciones profesionales entre sus trabajadores, destaca este curso dirigido a favorecer el comportamiento asertivo.

La asertividad es un estilo de relación y conducta desde el que se contemplan y valoran los derechos personales, tanto los del emisor como los del receptor, para que éstos puedan ser atendidos de forma conveniente y adecuada a cada situación. Básicamente se trata de hacer valer, respetar y responsabilizarse de los derechos personales a la vez que se respetan los de los demás.

La asertividad está muy relacionada con la autoestima, entendiéndose que una autoestima inestable tiende a provocar que la persona desconecte de sus derechos personales, e incluso que llegue a ser ajena a ellos. Por tal motivo, el trabajo personal con la autoestima desempeña un importante papel en este curso.

Junto al estilo asertivo se conjugan dos estilos más: al agresivo y el pasivo, ambos fundamentados en el manejo de los derechos personales. Mientras que asertivamente se conjugan y equilibran los derechos propios y los ajenos, agresivamente se priorizan los propios y se eluden o niegan los ajenos, y pasivamente sucede lo contrario: se priorizan los ajenos sobre los propios.

Uno de los objetivos de este curso es conocer a fondo las características de estos tres estilos y poder practicarlos, tanto en las dinámicas propias del grupo formativo como en lo cotidiano. Aunque ser asertivo genera multitud de beneficios a nivel personal, de relaciones y de trabajo en equipo, es importante comprender que no es un estilo paradigmático, y que hay ocasiones en las que puede ser más eficiente ser agresivos y otras en las que es más cómodo y útil ser pasivos. Lo importante es estar atentos a cada situación para poder elegir conscientemente el modelo de conducta deseado.

El curso es eminentemente práctico, experiencial y vivencial. El marco teórico es necesario, pero se busca la conexión de los presupuestos teóricos con el marco de referencia de cada participante, con la idea de encontrar verdadero sentido al aprendizaje. Por otra parte, la conceptualización que finalmente queda es la que aparece tras la experiencia real, vivida y meditada. Es lo que constituye la base de un aprendizaje inductivo.

Nos parece muy relevante en FelizMente que las empresas malagueñas apuesten por este tipo de formación orientada a las personas, a su desarrollo, a su bienestar interior y a su realización plena. Todo ello redunda en que las empresas funcionen de un modo más eficiente y contribuye a ir creando una sociedad mejor.

 

Facebook Twitter Email

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *