Lo único que tienes que hacer es soltar

Si hablamos de Mindfulness, la práctica formal es la meditación. A la hora de practicar debemos tener en cuenta varios aspectos. Por un lado, nuestra postura corporal. Debemos ajustar nuestro cuerpo de tal forma que durante la práctica no se convierta en una distracción y desvíe nuestro foco de atención de aquello que deseamos en esos momentos. soltar2Por otro lado, la respiración. Será nuestra aliada, a la cual regresaremos cuando nuestra mente se enrede con pensamientos, ideas o creencias, y nos invitará a conectar, momento a momento, con el instante presente. Por último, la actitud. En la práctica será fundamental para ayudarnos a relajar nuestro cuerpo y calmar nuestra mente.

Mindfulness propone cultivar una serie de actitudes fundamentales para que la práctica sea plena y auténtica. Podemos destacar: la confianza, no juzgar, mente de principiante, la paciencia, no forzar, la aceptación. En esta ocasión, nos vamos a quedar con la actitud de … SOLTAR.

Seguro que alguna vez hemos escuchado la siguiente frase: “Lo único que tienes que hacer es soltar”, pues es una de las actitudes fundamentales que propone la práctica. No es algo fácil, requiere desapegarse de ideas, creencias, pensamientos que son muy fuertes y en ocasiones nos tienen atrapados.

La práctica de soltar nos propone dejar que la experiencia del momento sea tal cual es; es decir, aceptar las cosas como son. Experimentar aunque sea por un instante qué ocurre cuando soltamos aquello a lo que estamos “aferrados” o “identificados” y observar conscientemente las consecuencias de ambos caminos.

Soltar se puede comparar a lo que hacemos cuando nos tumbamos en el sofá de casa para descansar nuestro cuerpo y mente, pero si esta última está muy “atareada” seguramente nos dificultará el descanso.

soltarPara cultivar esta actitud es importante practicar en situaciones de nuestra vida diaria empezando por momentos sencillos y relajados. Dándonos cuenta cuando NO estamos soltando, ni aceptando lo que es o experimentamos falta de confianza, etc.

Para la práctica tenemos que tener muy en cuenta dos cualidades humanas universales: la atención y la conciencia. A veces damos por hecho que como las poseemos no requieren que las atendamos como se merecen. Soltar nos ayuda a ampliar nuestra conciencia y entrenar nuestro foco de atención.

Para obtener cambios en la vida es fundamental generar predisposición y establecer un compromiso con nosotros mismos para poder encontrar esa energía de motivación que nos impulsará a dedicar momentos y espacios del día a día para mejorar aspectos de nuestra vida para así poder, como decía Thoreau,

“influir en la calidad de nuestra Vida …”

Facebook Twitter Email

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *