Alimentación consciente

¿Tengo hambre en este momento?, o mejor dicho, ¿Realmente, tengo hambre en este momento? La respuesta a esta pregunta puede verse enmascarada por múltiples factores, entre ellos, nuestros pensamientos, sentimientos, emociones, estados de ánimo, hábitos y multitud de componentes que hacen que nuestra “forma de comer” se convierta en su mayoría de las veces en un acto incontrolado e inconsciente.

No se trata de pesar y sumar las calorías o vigilar los alimentos que ingerimos, sino encontrar comprensión y equilibrio entre nuestra mente y cuerpo para gozar de una vida sana y feliz.

felizmente_blog_comida_consciente_1Al acto de comer, al tratarse de una actividad automática, no le prestamos atención, por lo que nos permite hacer varias cosas simultáneamente mientras estamos comiendo. De hecho, algunas culturas, como la americana, acuñan el término de las llamadas “fast food” o “comida rápida”, y cuya rapidez te permite, a la vez, enviar un email, hablar por teléfono o terminar un informe de trabajo.

Muchas son las personas que creen que es imposible comer pausadamente, pero yo os pregunto: ¿De verdad pensáis que no se puede realizar alguna comida del día de manera consciente?, ¿Qué podría aportarte en tu vida una experiencia así…?

Comer conscientemente nos ofrece la oportunidad de conocernos mejor, saber cuánto y qué necesitamos comer y disfrutar de los alimentos de forma plena.

Para ello os invito a que elijáis una comida del día, que podáis estar solos, en un lugar tranquilo. Dejad a un lado todos los “elementos de distracción” como pueden ser móviles, televisión, ordenador portátil, etc. Lo primero: poned intención y atención al acto de comer y dadle a ese instante presente el lugar que le corresponde.

felizmente_blog_comida_consciente_2A continuación, necesitamos ralentizar y comenzar a despertar nuestros sentidos para que la experiencia sea completa. Observa detenidamente el alimento que vas a ingerir y pon atención a su textura, color, formas; detente en las sensaciones y temperatura cuando el alimento pasa por tu garganta. Escucha el sonido de tu boca masticando cada alimento que vas ingiriendo. Si lo deseas cierra tus ojos y percibe el aroma y las sensaciones corporales que despiertan en ti.
Deja el espacio suficiente entre bocado y bocado para hacer más placentera la comida.

La alimentación consciente te invita a experimentar con los 5 sentidos la realidad del momento presente y nos guía a vivir en el AQUÍ Y EL AHORA.

Facebook Twitter Email

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *